IMANES SOBRE-INYECTADOS

Los imanes sobre-inyectados en plástico son imanes de cualquier tipo a los que se les aplica una sobre-inyección de plástico. Se caracterizan por la adaptación magnética del imán con la forma exacta gracias a la sobreinyección.

 

IMANES SOBRE-INYECTADOS

Los imanes sobre-inyectados en plástico son imanes de cualquier tipo a los que se les aplica una sobre-inyección de plástico. Se caracterizan por la adaptación magnética del imán con la forma exacta gracias a la sobreinyección.

 

ico-titlePRODUCTOS

Los imanes sobre-inyectados son elementos magnéticos elaborados de la forma más precisa y con las dimensiones correspondientes para cada aplicación.



ico-titleCARACTERÍSTICAS

Consultar las propiedades (remanencia, fuerza, coercitividad, temperaturas…) de los imanes sobre-inyectados que figuran la tabla de calidades.

Tipo material

Tierras raras, ferrita o alnico
Termoplásticos

Composición

NdFeB / SmCo
Ferrita
PA6 / PA11 / PA12

Temperatura de trabajo

De 100ºC a 200ºC

Ventajas

Resistencia a corrosión
Diversidad de moldeado


VENTAJAS

Disponemos de un departamento interno de fabricación de moldes, que nos permite producir piezas personalizadas garantizando la máxima calidad y una perfecta implementación técnica.

Durante la etapa de desarrollo de producto realizamos simulaciones para asegurarnos que las piezas técnicas de plástico cumplen con todos los requisitos del cliente.

La producción de estos imanes es sumamente eficiente debido a un alto grado de automatización en el proceso de producción aportando el nivel de calidad requerido.

TEMPERATURA DE TRABAJO

Con este tipo de materiales de inyección se obtienen temperaturas máximas de 100ºC de trabajo para PA12 y aproximadamente 120ºC para PA6. Para temperaturas de trabajo de 200ºC se utiliza el polifenol, el cual permite un buen comportamiento a altas temperaturas. Las resinas de epoxi que pueden ser empleadas hasta temperaturas de 120ºC.



ico-titleAPLICACIONES

El uso de los imanes sobre-inyectados es muy variado y podemos encontrarlos en los diferentes sectores industriales como: automoción, medicina, energía eólica...